Los estibadores de Bilbao presentan preaviso de huelga por los graves incumplimientos laborales de las empresas estibadoras y Centro Portuario de Empleo

Nota de prensa

De no llegar a acuerdo con las empresas, la huelga se ejecutará del 8 al 28 de agosto, ambos inclusive, en horas alternas

Los estibadores del puerto de Bilbao, aglutinados en distintos sindicatos (Coordinadora, UGT, ELA, LAB y KAIA BES), presentaron ayer un preaviso de huelga para los días que van del 8 de agosto, a las 9.00 horas, al 28 del mismo mes, a las 8.00, en horas alternas. Este paro se convoca por diversos motivos, entre los que destaca el reiterado y continuo incumplimiento, durante años, del convenio colectivo en el apartado que regula la contratación de nuevo personal en Bilboestiba en función de las jornadas especiales (dobles) realizadas en el año anterior. 

Esto hace que los estibadores del puerto vasco tengan exceso de jornadas de trabajo, sobre las estipuladas en el convenio colectivo, y que se haya sancionado, dos veces, por parte de la Inspección de Trabajo, en los dos últimos años, a Bilboestiba CPE. Las multas impuestas han sido satisfechas, pero no ha cambiado un ápice la actitud empresarial.

Esta situación de falta de personal tiene como consecuencia, también, que se vulneren de manera reiterada los descansos legales del personal. Un hecho especialmente preocupante en una profesión de la peligrosidad de la de los estibadores. No son casualidad los accidentes, algunos fatales, ocurridos en este enclave.

Esta política empresarial, que solo prima la precariedad, ha hecho que la plantilla del puerto se haya visto mermada de forma considerable desde 2010, justo lo contrario que las jornadas dobles, que han aumentado de manera exponencial. Así, en 2010 en la sociedad de estiba del puerto de Bilbao había 408 estibadores. Hoy hay 320. En el año 2010 se contabilizaron 1.664 jornadas dobles frente a 7.933, en 2019. A pesar de este esfuerzo realizado por la plantilla, en 2019 quedaron 7.818 jornadas sin cubrir, por falta de personal.

Otra consecuencia directa de esta realidad es el uso abusivo de los contratos temporales y con trabajadores eventuales, sin ninguna seguridad ni estabilidad laboral.

Dentro de la misma política de dejación de las empresas estibadoras, y no menos importante a los motivos expuestos, los trabajadores denuncian el mal estado de la maquinaria e instalaciones de las compañías que, de nuevo, redundan en falta de seguridad para las personas, así como inciden en una merma sustancial de la productividad de los estibadores, pues se ralentiza la faena.

Se llega a la presentación de un preaviso de huelga tras la mala fe mostrada por los empresarios en la mesa negociadora de convenio colectivo del puerto vasco, constituida el pasado diciembre, que ha generado una profunda inseguridad jurídica en el sector y que llega incluso a perjudicar a las propias empresas ante su inacción a la solución de todos los problemas.

A pesar de que la experiencia demuestra la inmovilidad de las empresas, su política de incumplimientos del convenio y los mínimos derechos laborales, los estibadores muestran, una vez más, su total disposición al diálogo y a la negociación, en aras de intentar no tener que ejercer su derecho a la huelga. Si no fuera así, y la huelga se llevara a efecto, al ser un paro en horas alternas, no será necesaria la imposición de servicios mínimos, pues las necesidades esenciales estarán perfectamente cubiertas, así como la atención a mercancías perecederas, peligrosas, las que afecten a necesidades estratégicas y el normal abastecimiento de la población y el desarrollo de la actividad económica. La huelga no afectará al tráfico de pasajeros de líneas regulares.